Jueves, Julio 24, 2014
  • Twitter
  • Facebook
   
Tamaño

PUNTO FINAL

Quienes jamás vieron con simpatía el trabajo de Revista Vanguardia, violando la _amante ley de comunicación, no se han cansado de difundir diariamente en periódicos, radios y canales oficiales (en los incautados y en los asimilados), calumnias e improperios, pretendiendo no solo causar daño sino también demostrar que ellos son los dueños de la verdad. Como dijimos honramos todas nuestras obligaciones pese al pánico que crearon. En cuatro diligencias, acuciosos funcionarios oficiales certificaron el absoluto cumplimiento de nuestras obligaciones laborales, al igual que al IESS y al fisco. No hemos cedido ante la extorsión y el escándalo; en cumplimiento del plazo que da la ley, consignamos las liquidaciones laborales de los ex trabajadores con todos sus derechos, no solo con los desahucios como dispone la ley sino también como despidos.

Sin embargo, dos ex miembros de la Redacción, Juan Carlos Calderón y Jean Cano, tendrán que demostrar la veracidad de sus acusaciones, ante los jueces respectivos. Nosotros no podemos explicar –ni juzgar- su transformación de perseguidos y enjuiciados por el oficialismo a receptores de “abrazos solidarios” y “solidaridad de compañeros”, dados en la sabatinas.

Sabemos que cumplimos a cabalidad nuestro trabajo, respetando un marco jurídico y empresarial que permitió el ejercicio de la libertad de expresión.

Agradecemos todo el respaldo que recibimos ante la absoluta imposibilidad de defendernos. Las voces oficiales y sus acólitos podrán seguir diciendo lo que deseen, pero jamás cambiaran la verdad.

Sol Izquierdo                                                Dr. Francisco Vivanco R.
Gerente General                                          Presidente

LA CENSURA DE VANGUARDIA

La Revista se fundó con objetivos absolutamente claros. Nos propusimos hacer un periodismo “que revele, investigue, analice, dialogue y polemice con la comunidad de lectores, y proyecte agendas públicas que permitan al país encontrarse a si mismo y buscar juntos el camino que debe recorrer para ayudar a mejorar la sociedad en que vivimos”. Sin petulancia creemos que los objetivos que integraron a accionistas, directores, periodistas y todos quienes hacen y han pasado por nuestra revista, se han cumplido a cabalidad.

No es hora de lamentar todo el peso que el poder nos ha hecho sentir. No ha existido organismo público que no haya colaborado en esta persecución cuyos resultados siempre fueron enfrentados con valentía gracias al apoyo de nuestros lectores, colaboradores, suscriptores y de nuestros anunciantes que superaron el miedo y la extorsión. Perdimos en tres oportunidades nuestro equipamiento, embargos, robos, multas desproporcionadas, acoso burocrático en todas sus modalidades y que hicieron gala de su perversidad. Destrucción de todos nuestros archivos ordenados por providencia judicial pero jamás lograron amilanarnos o que cambiemos nuestra línea editorial. No importó los reiterados bloqueos a nuestro patrimonio, a que se lleven todos nuestros bienes sin devolución alguna por que no existió un juez que se atreva ni siquiera a conocer tanto y tanto abuso. Luego entendimos que la justicia fue cooptada y no podía actuar.

Nuestro grave error fue pensar que el país ya no soportaría un nuevo atropello con la nueva ley de medios, pero nosotros aceptar en silencio que el gobierno pueda determinar cuáles son los temas o agendas que debamos tratar, que se nombre un comisario censor para que labore en nuestra revista, que siendo un medio de investigación no podamos publicar temas judiciales hasta que exista sentencia ejecutoriada de última instancia- es decir nunca-, que los asuntos penales y de corrupción no puedan ser reseñados, de que asumamos responsabilidad por las opiniones de terceros, que nos digan cómo debemos titular y que toda la libertad de información sean “ supervisadas , fiscalizadas y tenga la calidad de verdugo para sancionar un Superintendente designado por el Presidente de la República, no toleraremos jamás ,sería indigno y contrario a los valores que defendemos. Estas son las razones por las que el día miércoles 26 de junio, concluimos nuestras labores periodísticas y cancelamos los sueldos de junio a todos nuestros colaboradores. Nuestra última entrega fue la edición 397, por lo tanto una supuesta edición posterior, que está circulando en redes sociales, es un material apócrifo de exclusiva responsabilidad de sus autores y de quienes subieron y hacen circular este material a Internet. Jamás tuvieron nuestra autorización para el uso de nuestras marcas, logos y formatos, lo cual hemos puesto en conocimiento de las autoridades correspondientes.

Consignamos nuestro respeto y agradecimiento a todos quienes han creído en nosotros en estas casi 400 semanas que hemos llegado a ustedes pese a todas las ignominias oficiales.

Gracias, muchas gracias.

image
INFORME CENTRAL La batalla contra Goliat Pronaca, pobladores y ambientalistas han discrepado por la crianza de cerdos En 3 sectores de Sto. Domingo de los Tsáchilas. ¿Hay contaminación? Leer más...

Las Caricaturas

Informes de la semana

  • La nueva propuesta de TOYOTA
    La nueva propuesta de TOYOTA
    El todoterreno RAV4 2013 está dotado de un motor de 2,5 litros y cuatro cilindros que desarrollan 176 HP, y una transmisión automática de 6 velocidades.
  • El diseño compacto
    El diseño compacto
    El Citroen Air Cross posee un motor de 1600 cc, 4 válvulas por cilindro, caja manual de 5 marchas y potencia máxima de 110 caballos de fuerza.
  • La ergonomía de Nissan
    La ergonomía de Nissan
    El Nissan Note 2014 cuenta con un motor de 1,6 litros de 4 cilindros y sistema de doble inyector. Ofrece mejoras que incluyen sistema de manos libres Bluetooth, entre otras.
  • Una opción todoterreno
    Una opción todoterreno
    El Chevrolet Tracker tiene un motor de gasolina de 1,8 litros, 138 caballos de potencia e inyección multipunto MPFI; transmisión manual de 5 velocidades, y automática de 6.
  • El vehículo de la ciudad
    El vehículo de la ciudad
    El Mazda CX5 2013 está equipado con un motor 2,0 l, de 155 HP; 16 válvulas, con torque de 150 libras pie a 4000 rpm; centro dinámico de estabilidad.
  • La elegancia y el poder
    La elegancia y el poder
    El Kia Quoris tiene un motor de 3,8 litros, 6 cilindros, 290 HP y un economizador sistema de control de válvulas que permite consumir poco combustible. .
  • Un auto para la familia
    Un auto para la familia
    El Volkswagen Voyage tiene una cilindrada de 1599 cc, en 4 cilindros con dos válvulas por cada uno, y una caja de cambios manual de 5 velocidades.
  • El diseño innovador
    El diseño innovador
    El Hyundai Veloster tiene de 1600 cc, y transmisión de tipo manual de 6 velocidades. Combina el estilo de un coupé con la funcionalidad de una 3ra puerta
  • Reinvención de un clásico
    Reinvención de un clásico
    El nuevo Ford Fusion ofrece un motor de gasolina de 2,5 litros. Dispone de 24 válvulas que producen una potencia máxima de 175 HP a 6000 revoluciones por minuto.
  • Internacional Bitácora para rebeldes Bitácora para  rebeldes
    Serbia, Egipto, Siria... y ahora Turquía y Brasil. En las revueltas sociales del siglo XXi hay códigos comunes. un libro clandestino es la guía. Vanguardia lo muestra.

    Leer más...

Entrevista Express


Editorial

¿SERVICIO PÚBLICO?

“La información es un derecho constitucional y un bien público; y la comunicación social que se realiza a través de los medios de comunicación es un servicio público”. Este es el artículo 71 del proyecto de Ley de Comunicación aprobado en la Asamblea. Según esta definición, que no consta en parte alguna de la Constitución, la comunicación es un derecho constitucional, un bien público y un servicio público.
Esta norma establece tres categorías jurídicas a un mismo concepto, lo cual es contradictorio. Un derecho constitucional de las personas no puede ser un servicio público. Servicio público es aquello que el Estado presta para satisfacer un derecho. Así lo aseguran importantes juristas como Jorge Zavala Egas.
Lo que se ha hecho es relativizar un derecho, para convertirlo en un bien público que pueda manejar, controlar y regular el Estado. ¿Pueden regularse la información y las noticias con la misma legitimidad con que pueden regularse el servicio de transporte público o los servicios bancarios?
El derecho de los ciudadanos a saber lo que hacen los gobernantes y las autoridades públicas es regulado como un servicio público que lo va a prestar el propio Estado. El derecho a la información y a la comunicación no es un derecho que nace del Estado sino del ciudadano. A cuenta de “proteger” ese derecho la Ley ataca la generalidad del derecho a la información y a la comunicación.  Declarar a la comunicación como un servicio público tiene otras consecuencias: que los medios de información y los periodistas no sólo que pueden ser juzgados y condenados por una responsabilidad ulterior en la justicia civil y penal, sino que además son sujetos de responsabilidades y sanciones administrativas.  La creación de un Superintendencia de Medios y de vigilancia de la información y del Consejo de Regulación, es el resultado de convertir a la comunicación en un servicio público.  Solo así esta ley puede justificar que el Estado intervenga en un derecho intangible, que es considerado como tal a escala planetaria, menos –ahora- en Ecuador. ¿Cómo puede decirse que se defiende el derecho ciudadano a la información, cuando por acción de este proyecto esta puede llegar -si es que llega- matizada, censurada, coartada, regulada, controlada y, por esto mismo efectos, autocensurada? Esa es la gran paradoja de la ley.

Banner

Iniciar Sesión